Seleccionar página

Cómo conciliar la lactancia y el trabajo

lactancia y trabajo

Volver al trabajo luego de estar inactiva durante los primeros días del post-parto no es tarea fácil. Por si fuera poco el área sentimental (nadie se quiere apartar de su pequeño) también tenemos la necesidad de alimentar a nuestro bebé ¿Cómo lo hacemos si tenemos que trabajar? No hay excusas para abandonar el trabajo ni la responsabilidad de amamantar a tu bebé, y en este artículo lo vamos a demostrar.

Conciliación laboral y lactancia

La solución varía dependiendo del tipo de trabajo que tengas, de la misma manera el tiempo de trabajo influye mucho. Por ello permite que divida esta respuesta en más de un segmento, considerando que el bienestar del bebé está en primer lugar.

Cómo alimentar a mi bebé si trabajo menos de 5 horas

Si estás entre las madres que su horario de trabajo está dividido en varios bloques no te preocupes, ya que posiblemente puedes contar con la disposición de ir a casa en algunas de las horas de descanso para amamantar a tu pequeño.

Existen horarios de trabajos donde el tiempo laboral es continuo y la opción anterior no les resulta muy conveniente. Sin embargo el bebé necesita de ti cada 3 horas, por lo que trabajar continuamente 5 no hará mucha diferencia. Así que puedes pedir permiso bajo un acuerdo previo, pues no tendrás que salir más de una vez.

Aunque hay alternativas de alimentación más allá de amamantar a tu bebé, es bueno que hagas el esfuerzo por lo más natural y tradicional. Y si eres una madre que trabaja 5 horas esto es totalmente posible a menos que tu bebé se encuentre demasiado lejos.

 

Digo esto porque más adelante vamos a compartir otras alternativas de alimentación para casos extremos, no para cuando aún existe la posibilidad de dar alimento a tu bebé directamente del pecho ¡Es una experiencia extraordinaria e importante!

Cómo alimentar a mi bebé si trabajo más de 5 horas

Si tu caso es más complejo porque el horario es más de la hora que un niño puede soportar para ser amamantado, debes extraer la leche de tus senos. Esto puedes hacerlo mediante un aparato llamado sacaleches o también masajeando tus senos.

Preparando el banco de lechelactancia y trabajo

Solo tendrás que tomar un tiempo en tu casa para sacar leche de tus senos, sin embargo es importante calcular las horas en las que niño debe comer. Así vas a saber cuánta leche debe ser extraída, de manera que no tengas ningún desperdicio.

Una vez que realices este proceso debes mantenerla refrigerada y en porciones reducidas para evitar pérdidas, o que la leche sea consumida en mal estado por el pequeño(a).

Alimentación complementaria

Otra alternativa es la alimentación complementaria. Es importante que si decides por ella consideres la consulta a un pediatra para evitar alergias o problemas en la salud del bebé. Como dije antes, estamos hablando de alternativas extremas, en este caso aplica para cuando no puedes ir cada 3 o 5 horas para amamantar al bebé ni tampoco tienes suficiente leche para dejar al pequeño.

Consecuencias de algunas alternativas

Decidir por no amamantar al pequeño directamente del pezón de la madre puede traer muchas consecuencias. Te recomendamos que de seleccionar una de las anteriores le des la leche en vasos especiales, cucharillas, jeringas… para así evitar que con el tiempo sienta rechazo por el pezón que es una de las principales consecuencias.

Aunque parezca mentira, mucho niños puedes criarse un poco alejados de las madres por no amamantar directamente. La razón es simple, la madre puede llegar a no apegarse lo suficiente al pequeño porque está comprobado que amamantar fortalece el vínculo entre la madre y los hijos.

Quizás también te interese: